¿Qué consecuencias puede tener una fuga de monóxido de carbono en la caldera?

943 42 40 29
¿Qué consecuencias puede tener una fuga de monóxido de carbono en la caldera?

La calefacción, especialmente cuando hablamos de sistemas que utilizan gas para su funcionamiento, es uno de los elementos que más controlados deben estar en una casa. Una avería puede ocasionar un grave accidente con repercusiones personales. Por eso es importante contar con el servicio técnico de calderas Junkers en Donostia para que nos encarguemos de revisar los equipos, al menos, una vez al año.

Uno de los mayores peligros que puede suponer el funcionamiento de una caldera en mal estado es que se produzca una fuga de monóxido de carbono (CO). Hablamos de un gas tóxico que se genera cuando hay una mala combustión en la caldera y cuya inhalación continuada puede tener graves consecuencias pudiendo originar la muerte de quien lo respira.

La forma más sencilla de detectar que hay una fuga de monóxido de carbono es observando la llama del quemador. En el caso de que sea azulada, la combustión es correcta. Sin embargo, cuando adquiere un tono amarillo o anaranjado quiere decir que se puede estar generando gas venenoso.

Respirar monóxido de carbono provoca unos síntomas muy claros: debilidad, cansancio excesivo, somnolencia…, y también puede producir mareos, dolores de cabeza o náuseas. La falta de olor o color del gas hace difícil su detección, por eso es imprescindible que el servicio técnico de calderas Junkers en Donostia revise la instalación y con los modernos aparatos con los que cuenta, pueda detectar una posible fuga, especialmente en las modernas calderas en las que la combustión no es visible desde el exterior.

Si todavía no te han revisado este año la caldera de tu casa llama ahora mismo a Paulo Azkue, S.L.  

haz clic para copiar mailmail copiado